Historia

HISTORIA DE LA FUNDACIÓN DOMINICANA DE CIEGOS

En 1983 para el mes de octubre viajo una delegación  Dominicana compuesta por 5 personas de médicos, educadores y psicólogos a Guatemala a participar en un congreso de ciegos y de deficientes visuales del Consejo Panamericano Pro Ciegos. La entidad anfitriona fue el Comité Nacional Pro Ciegos y Sordos de Guatemala dirigido por doña Elisa Molina. Este comité para esa época desarrollaba en este país hermano proyectos importantes a favor de las personas no videntes como por ejemplo: educación preescolar para niños ciegos, educación académica a los niveles primarios y secundarios; un centro  de rehabilitación para adultos ciegos; centro de atención para envejecientes ciegos; centro de rehabilitación para ciegos de la zona rural y una escuela para sordo. La delegación Dominicana quedó maravillada al ver tantos avances en un país cuyas estructuras sociales y económicas eran más o menos similares a la República Dominicana.

Uno de los miembros de esta delegación era el Lic. José Manuel

Paulino, técnico nacional docente del Departamento de Educación Especial de la Secretaría de Educación quien a su regreso al país comenzó a planificar un proyecto de una nueva institución de servicio con capacidad técnica y administrativa para ejecución de proyectos similares a favor de las personas ciegas del país.

Comenzó a reunirse con algunas personas ciegas, abogados, voluntarios que participarían activamente en el proyecto.

Se constituyo un comité gestor en diciembre de 1983, encabezado por el Lic. José Manuel Paulino, encargado de elaborar los estatutos   y dar los pasos pertinentes para incorporación, cuyo anteproyecto fue revisado pro el Dr. Leonel Fernández, quien dio su visto bueno desde el punto de vista jurídico.

Terminado dicho estatuto que daría a la luz a una nueva institución de servicio cuyo nombre Fundación Dominicana de Ciegos (FUDCI). Fue convocada su asamblea fundacional constituyente el 20 de febrero de 1984, donde se aprobaron los estatutos a unanimidad con los miembros asistentes y según el acta constitutiva de dicha asamblea se eligió una junta directiva donde fue electo el Lic. José Manuel Paulino como presidente fundador, acto seguido se procedió a depositar la documentación requerida en la Procuraduría General de la República con una solicitud de incorporación dirigida pro el presidente Salvador Jorge Blanco, quien emitió el decreto 2407, el 5 de octubre de 1984, quedando jurídicamente dicha institución.

Ya se había conformado un equipo técnico para los diferentes Proyectos que prioritariamente ejecutaría la Fundación Dominicana de Ciegos. Y en presencia de un nuevo año, 1985, una comisión de dicha Fundación volvió a Guatemala con el objetivo de observar con detenimiento el centro agropecuario para la rehabilitación de los ciegos de la zona rural, lo que permitió que se preparara una propuesta para establecer un centro similar en República Dominicana y por vía de la doctora Emelin Kei, del Estado de Texas colaboradora de la Fundación, Amiga personal del Lic. José Manuel Paulino, se presentó a la Fundación Interamericana de desarrollo en Washington la que se aprobó y en el 1968 del mes de noviembre se inauguró dicho centro en aras nacionales de Villa Mella en una parcela que el Instituto Agrario Dominicano había donado y en donde con fondo de la FIAD se construyeron las facilidades físicas donde funcionó el instituto de Formación Agropecuaria para ciegos (INFAC) durante cuatro años, cuya labor era la rehabilitación agropecuaria de ciegos procedentes de la zona rural y como complemento la enseñanza de Braille, bastón, matemáticas y actividades de la vida diaria.

Ese fue el primer proyecto que ejecutó la Fundación Dominicana De Ciegos de manera exitosa en su desarrollo, pero que fue descontinuada más tarde por la falta de fondos para su mantenimiento.

Luego en 1991, con la ayuda de la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) estableció el Proyecto Libro Hablado, para la grabación de materiales educativos de literatura para estudiantes ciegos y lectores en general.

En 1997 con la ayuda de la ONCE, de la embajada del Canadá, Embajada de Inglaterra y el gobierno Dominicano se funda la Imprenta Nacional de Braille con al restauración y acondicionamiento de su nueva sede en la avenida Expreso V Centenario esquina Tuntí Cáceres, edificio 11, 4to piso. Villa Juana y la adquisición de la primera imprenta Braille del país, la que junto al libro hablado se convirtieron en los dos proyectos más importantes para proveer en literaturas educativas y de cultura general tanto gravadas en cassett como el sistema Braille de manera constante más de 500 ciegos, estudiantes de todos los niveles de la educación primaria, secundaria hasta la superior universitaria.

Estos proyectos a su vez permitieron el establecimiento de servicios bibliotecarios a distancia que consiste en la prestación de obras literarias de modo dinámico a lectores que podían disponer de dichas obras en sus casas, escuelas de diferentes puntos geográficos del país, o sea, de carácter ondulatorio, no fijo ni local.

Otro proyecto importante en la historia de esta fundación es establecer al país programa de enseñanza para los ciegos y deficientes visuales mediante un programa parlante que le permita manejar la computadora y finalmente la ejecución de proyecto de un programa de entrenamiento sobre cursos técnicos para jóvenes ciegos en coordinación con la Secretaría de Estado de Trabajo y el auspicio del Banco Dominicano de Desarrollo y el gobierno Dominicano.

Todos estos proyectos han sido novedosos e importantes para el Desarrollo integral de las personas ciegas y de manera abierta y Democrática los hemos compartidos con las demás instituciones que trabajan con ciegos fortaleciendo la unidad institucional en República Dominicana.

Entre esto vale decir la labor en la Fundación Dominicana de Ciegos en toda su historia y hasta la fecha se ha convertido en aporte importante en la capacitación e integración social de los ciegos dominicanos, siendo esta institución pionera en la rehabilitación rural de ciegos; el libro hablado, la imprenta Braille, la enseñanza de informática para ciegos y en crear nuevas alternativas en la educación técnicas para jóvenes ciegos. Por cuanto todos estos aportes han contribuido para crear un liderazgo a la Fundación Dominicana de Ciegos que le hace mantener el respeto y la buena imagen entre las personas ciegas, las instituciones a nivel local e internacional que trabaja con ciegos.

flattr this!

Skip to top

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>